Según el TJUE, “debe considerarse que este servicio de intermediación forma parte integrante de un servicio global cuyo elemento principal es un servicio de transporte y, por lo tanto, que no responde a la calificación de «servicio de la sociedad de la información», sino a la de «servicio en el ámbito de los transportes».”

Por tanto, “un servicio de esta índole está excluido del ámbito de aplicación de la libre prestación de servicios en general, así como del ámbito de aplicación de la Directiva relativa a los servicios en el mercado interior y del de la Directiva sobre el comercio electrónico”.

Y concluye que “de ello se desprende que, en el estado actual del Derecho de la Unión, incumbe a los Estados miembros regular las condiciones de prestación de estos servicios, siempre que
se respeten las normas generales del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea”.

Acceso a la nota de prensa del TJUE sobre la sentencia en el asunto C-434/15aquí.

¡Comparte esta noticia!Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook